Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
COALICIÓN CORED

MENSAJE A LOS FIELES CRISTIANOS DE LA REPÚBLICA DE GUINEA ECUATORIAL CON MOTIVO DE DOMINGO DE RESURRECCIÓN DEL SEÑOR.

21 Abril 2019 , Escrito por COALICIÓN CORED Etiquetado en #COMUNICADOS.

 

Hoy, Domingo, 21 de abril de 2019.                                                                   Edición Nº 3


La Iglesia Católica celebra el DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURECCIÓN DEL SEÑOR con el Santo Evangelio según San Juan (20, 1-9). 
Primera lectura: Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (10,34a.37-43).
Segunda lectura: Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,1-4)

Ante la pasividad de la jerarquía ecleasiástica de nuestro País encabezada por el Arzobispo de Malabo Juan Nsue Edjang en los asuntos políticos que afectan al Pueblo de Guinea Ecuatorial, Nosotros  Mismos, Ciudadanos de a pie y Cristianos  Confesos de esa Iglesia Católica,  Apostólica y Romana tomamos carta al asunto, denunciando ante Dios Todopoderoso y  Eterno el dolor que  el  dictador y criminal  asesino Teodoro Obiang Nguema Mbasogo  está causando a  los  ecuatoguineanos. No recurrimos a otros dioses  falsos,  sino a Aquel que nos mandó preceptos y mandamientos tales: “ Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es Uno. Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas" (Deuteronomio, 6- 4-5).

El Evangelio según San Juan (20, 1-9)
El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos a dónde lo han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e inclinándose, vio los lienzos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitio aparte. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

  
MEDITACIÓN Y REFLEXIÓN:

El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los católicos, SE CELEBRABA en lo alto en la República de Guinea Ecuatorial. Digo “SE CELEBRABA”, porque en la Iglesia Católica actual del País muchos Cristianos están siendo ya discriminados por su condición de no ostentar cargo dentro del gubernamental Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, cuyos miembros dirigentes hoy ocupan exclusivamente los primeros asientos en las Iglesias, en todas las celebraciones. Esto se nota principalmente en las capitales distritales, provinciales y en las dos principales ciudades del país: Malabo y Bata. A cualquier ciudadano de a píe se le hace levantar del asiento porque está reservado para un dirigente de PDGE. La Iglesia hoy nos vuelve a los tiempos coloniales ó los de la emancipación de los años 60 del siglo XX, cuando en el primer caso ningún negro podía sentarse en una misma mesa con un blanco, y en segundo caso, cuando divide el colono a los negros, unos pasan a ser emancipados y el resto subordinados. Motivo hoy por el cual aparecen sectas distintas por todo el ámbito nacional, porque el Pastor Juan Nsue Edjan, quien estuvo al servicio de sectas oscuras antes del sacerdocio actúa como lobo  en la Iglesia, hace estragos y dispersa a sus Ovejas, y no le queda más que miembros del PGDE que pastorear. 

Pese a esta situación nosotros creemos que con la Resurrección de Jesús nuestra religión adquiere más sentido. Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Cielo. En la Misa dominical recordamos de una manera especial esta gran alegría. Se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo. La Resurrección de Jesús es un hecho histórico, cuyas pruebas entre otras, son el sepulcro vacío y las numerosas apariciones de Jesucristo a sus apóstoles.
Los Fieles Cristianos de Guinea Ecuatorial se unen a la Comunidad de Sant´Egidio que recuerda a los cristianos que son asesinados o sufren persecución, discriminación, privación de libertad no solamente religiosa, sino también política y de cualquier índole que atenta contra el derecho a la vida de las personas durante la Semana Santa recorrida. Recordemos y honremos a todos los afectados por el régimen dictatorial del presidente Teodoro Obiang, por los que asesinó durante los primeros 11 años de Macías y en sus 40 años de cruel dictadura. Tenemos que recordar a todos y repitiendo las palabras del Papa Francisco: “Hoy, en el siglo XXI, nuestra Iglesia es una Iglesia de mártires”. En Guinea Ecuatorial un cristiano desarmado, no violento, no militante del PDGE constituye un escándalo ante los violentos, corruptos y criminales que rigen los destinos de este país.
En Pascua y ante el sepulcro vacío, los que creemos en Jesús comprendemos que no cabe en nuestras vidas lugar para la desesperación. Las nuevas tecnologías aportan a la comunidad cristiana de Guinea Ecuatorial senderos mensajes de esperanza, muchos de los cuales, enviados por las “Barrenderas” que denuncian las atrocidades que acomete el gobierno dictatorial de nuestro País, e invitan a los políticos a sumarse en esa lucha con todos los instrumentos legales que permitan el desalojo de la familia Obiang Nguema y su partido de criminales fuera de nuestra Patria y fuera de sus instituciones. La misión de las “Barrenderas” es parte del iniciado del mensaje que nos recuerda de las señales prometidas en el sol, en la luna y en las estrellas, en la promesa de la venida del Hijo del Hombre en una nube con un gran poder y gloria. Y que nos alarma que cuando empiecen a suceder estas cosas, que cobremos ánimo y levantemos la cabeza porque se acerca nuestra liberación (Lucas 21, 25-28).
No se puede dejar desapercibida la gran cita de ecuatoguineanos exiliados, y de toda la diáspora en el exterior el pasado día 19 de abril frente a la Embajada de Guinea Ecuatorial en Madrid. El Manifiesto leido decía. “Nosotros estamos en esta concentración frente a esta Embajada para expresar nuestra más profunda repulsa al falso juicio que se celebra en Bata, para exigir el fin de los atropellos a nuestro pueblo y para exigir el fin de la dictadura".
Hoy, más que nunca, y no nos cansaremos de decirlo, se impone la razón, antes que el país conozca una situación trágica nacida de la desesperación. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional y en especial a España para que escuche nuestras voces y nos ayude a enderezar el camino tortuoso y trágico por el que camina nuestro país. Nuestras exigencias son: la liberación de todos los presos políticos, la anulación del proceso que se está llevando a cabo en Bata por ser nulo de Derecho al violar de forma escandalosa la Ley de Enjuiciamiento Criminal y la Ley Orgánica del Poder Judicial, el sometimiento de todas las instituciones al mandato de la Ley, el fin de la represión política y del estado de excepción de facto (lo que implica el restablecimiento de las libertades y demás derechos usurpados al pueblo), y la apertura de un proceso de transición a la democracia con la participación de todas las fuerzas vivas de la oposición, proceso que culminaría en un Estado de Derecho y Democrático antes de 2 años”.
Somos pues en adelante hombres y mujeres de esperanza, y porque estamos liberados por Cristo Nuestro Señor Jesús. Sabemos, desde la fe, que para Dios no hay ningún caso desesperado, incluyendo el caso de la República de Guinea Ecuatorial, un País de mayoría católica, que desvía la ruta de su espiritualidad cristiana; un País con recursos naturales donados por Dios para sus habitantes, pero que están siendo saqueados por una sola familia y sus cómplices, que con la fuerza del dinero y las armas pretende eternizarse en el poder. Sabemos que Dios es rico en misericordia. ¡Con qué amor tan inmenso nos amó!; estábamos muertos por nuestros pecados y nos hizo revivir con Cristo; por pura gracia hemos alcanzado su misericordia (Ef. 2, 4-5). Por más difíciles, por más irresolubles, por más amenazadores, que sean nuestros problemas, mantenemos firme la esperanza. Y aunque nos llegue la muerte, sabemos que ni siquiera ésta es definitiva. Porque Jesús ha resucitado.  
Lo principal hoy y siempre es encontrar la clave de esperanza en la Resurrección de Cristo, pues podemos estar seguros de que, después de una corta vida en la tierra, si hemos sido fieles, si hemos luchado por liberar y rescatar a nuestro Pueblo de la dictadura de la familia Obiang Nguema, llegaremos a una vida nueva y eterna, en la que gozaremos de Dios para siempre. 


¡Que Dios proteja y libere al Pueblo de la República de Guinea Ecuatorial de la dictadura y tiranía del presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo! AMÉN.

Todos:
Victimae paschali laudes
inmolent Christiani.
Agnus redemit oves:
Christus innocens Patri
reconciliavit pecatores.
Mors et vita duello 
conflixere mirando: 
dux vitae mortuus, 
regnat vivus.
Dic nobis Maria, quid vidisti in via? Sepulcrum Christi viventis, 
et gloriam vidi resurgentis, 
angelicos testes, sudarium et vestes
Surrexit Christus spes mea; 
precedet suos in Galileam. 
Scimus Christum surrexisse 
a mortuis vere.
Tu nobis victor Rex, miserere.

Amen. Alleluia.

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post